Educación

RSS feed para esta sección

¿Debemos abrigar a nuestros perros?

 perro abrigadoEs muy común en esta temporada encontrarnos perritos dando sus paseos muy abrigados y la pregunta es ¿Será necesario abrigar a los perros? Y ¿Cuándo hacerlo?

Antes que nada debes saber que los perros tienen una capa que los ayuda a protegerse del clima, ya sea frío o calor, además de su pelaje. Hay perros que les gusta y a otros que les molesta e incluso salen a sus paseos incomodos. Toma en cuenta que algunas razas son más friolentas que otras como los chihuahuas, los Xoloitzcuintle o Yorkies  a diferencia de un San Bernardo o un Pastor Inglés que tienen un pelaje largo y abundante que los protege más del frío.

Los perros de pelo corto requieren de mayor protección ante las bajas temperaturas que un perro de pelo largo al igual que los perros viejitos o con algún padecimiento crónico. También pueden pasar frío los perros que su corte es una parte casi rapada y otra con pelo largo como los Poodle o los schnauzer.

Los perros no deben estar tapados todo el día, únicamente en los momentos donde la temperatura es más baja, es decir, en la mañana y en la noche; en el día es conveniente dejarlos  sin abrigo, debido a que la piel requiere de una ventilación adecuada para evitar problemas de dermatitis y caspa.

Si tu perro duerme en el patio es importante que tenga lo necesario para no pasar frío: Una casa con un buen tapete o cobija, que el viento no le dé directo, en un lugar techado  e incluso si la temperatura es muy baja dejarlo dormir dentro de la casa.

¿Cómo educo a mi perro para que no se jale en los paseos?

beagle

Este es uno de los problemas más comunes y la mayoría de las veces se debe a que nosotros reforzamos esta conducta desde que son cachorros, les permitimos que se jalen durante los paseos y éste aprende que la forma única y correcta de avanzar es jalando de la correa. Día a día le reforzamos dicha conducta porque cuanto más jala nosotros tiramos más de la correa hacia atrás y cuando ya son más grandes se complica porque jala más fuerte y ante la menor provocación. Así que para cambiar esa conducta siempre que se jale deberás parar y no avanzar hasta que aprenda que jalando no conseguirá avanzar.

Pasos a seguir:

  1. Antes de salir de la casa debes pedirle que se siente para bajar su excitación al ver la correa. Si notas que no se calma puedes esperar 5 ó 10min. con la correa puesta a que disminuya su ansiedad.
  2. Dale la orden con voz firme de que te siga: “Toby Vamos”.
  3.  En el primer jalón detente y no avances hasta que tu perro deje de tirar de la correa, una vez que afloje la correa camina.
  4. Si tu perro vuelve a jalar detente, evita jalar la correa porque estarás reforzando la conducta de tirar la correa y el ejercicio no servirá. Una vez que deje de jalar y se relaje vuelve avanzar.

Probablemente jale más cuando vea algo que llame su atención como otro perro o gato e incluso un pájaro; procura anticiparte a que reaccione y tire de la correa llevándolo hacia otro lado mientras se encuentra en el proceso de aprendizaje. Una vez que aprenda a no jalar no evites que huela a otros perros, es importante para ellos socializar.

Algo muy importante para tener éxito es ser paciente, constante y llevar a cabo este ejercicio durante varios paseos hasta que aprenda que al jalar no consigue nada y sin jalar le permites caminar y oler a su gusto.

¿Cómo educo a mi perro para ir al baño?

Orina  y defeca en cualquier lugar

Este es un tema que a muchas personas les inquieta y sobre todo lo creen muy complicado, pero es más fácil de lo que crees. Lo más importante para tener éxito son la paciencia, constancia y dedicarle tiempo, una vez que tu perro aprenda será muy raro que haga fuera de su lugar.

El que tu perro sea adulto no impide que pueda aprender, la ventaja de los perros adultos sobre todo si adoptas es que ya saben controlarse para ir al baño y muchas veces ya saben ir a algún lugar determinado.

Pasos a seguir

1.- Antes que nada debes cerciorarte de que no tiene ningún problema de salud que le impida controlarse para defecar u orinar, acude con su veterinario para mayor seguridad.

2.- Debes establecer horarios de comidas y respetarlos rigurosamente. Esto te ayudará a identificar los horarios en que quiere ir al baño

3.- Observa a tu perro e identifica cuando quiera ir al baño, esto deberá ser discretamente para que no se sienta vigilado porque entonces se sentirá incómodo y no hará hasta que te descuides.

4.- Una vez que identificaste su comportamiento cuando quiere ir al baño,  llévalo al lugar donde quieres que haga y dile la “BAÑO”  para que comience a relacionar la palabra con el hábito. Una vez que hizo prémialo diciéndole “Muy bien o Buen perro” al mismo tiempo que lo acaricias, puedes reforzar al mismo tiempo con una galleta para perro pero siempre mide las porciones sino terminará con sobre peso.

5.-  jamás lo regañes cuando ya se hizo y no te diste cuenta en el momento porque se confundirá ya que él no sabe porque lo regañas simplemente notará que estás molesto por tu tono.

6.-Si lo cachas haciendo dile “NO” firmemente y de inmediato llévalo al lugar indicado, aunque ya no haga prémialo y háblale en tono muy amable, poco a poco asociará el lugar y la palabra.

7.- Mientras se encuentra en el proceso  de aprendizaje  te recomendamos dejarlo en un lugar cómodo, con buena temperatura, agua limpia, un espacio para ir al baño y juguetes seguros mientras se encuentre solo para no se haga en lugares prohibidos.

¿Cómo puedes detectar que quiere ir al baño?

Generalmente los perros cuando quieren hacer olfatean con insistencia en varios puntos buscando el mejor lugar y cuando lo encuentran se pondrán en posición de orinar o defecar.

Tip Importante:

El lugar que determines para que vaya al baño deberá estar lejos del lugar donde come y duerme ya que al contrario de lo que se cree son muy limpios.

-Recuerda ser muy paciente y constante-

La llegada de un bebé a casa

llegada-de-un-bebeCon la llegada de un bebé a muchos les surge la duda si será conveniente conservar al perro, cuestionamiento que jamás debería de considerarse. Por supuesto que cambiarán muchas cosas pero no tiene por qué cambiar para mal, el perro puede ser un excelente amigo y compañero del niño. Además es importante considerar que la compañía de un perro hace que los niños crezcan más tranquilos y seguros de sí mismos, sufren menos estrés y realizan más actividad física.

¿Cómo preparar al perro para la llegada del bebé?

Si el perro está acostumbrado a dormir en tu cama, ese hábito deberá cambiar, eso no quiere decir que lo lleves a la azotea o lo aísles a un patio, es simplemente que su dormitorio cambiará de lugar. Debes procurar que el nuevo sitio sea agradable para él.

Es conveniente que observes cómo se comporta tu perro con los niños y con otros perros, si lo notas agresivo, es recomendable acudir con un etólogo para que te oriente en cómo corregir ese comportamiento y te facilite la interacción del perro con el bebé.

Es muy probable que con la llegada del bebé, el perro se sienta celoso, por eso debes acostumbrarlo poco a poco a su presencia. Cuando nazca, mientras se encuentra en el hospital, lleva alguna prenda que el bebé haya utilizado a la casa para que tu perro se familiarice con el olor.

Una vez que el bebé llegue a casa debes permitir al perro olerlo pero siempre con precaución sobre todo con su cara y manos.

Datos importantes que debes saber

-No aísles al perro del bebé

-Nunca dejes al perro solo con el bebé mientras no estés seguro de su respuesta

-No regañes al perro por quererlo oler

-Es muy posible que tu perro rompa cosas en la casa por aburrimiento o por llamar la atención

-Procura ser paciente y dedicarle tiempo donde sólo tú y el perro convivan

-Intégralo a las actividades familiares

-Enseña a tu hijo a respetar y a cuidar al perro

-Cuando el niño ya pueda interactuar con el perro no los dejes solos porque los niños sienten curiosidad y podría pellizcar o arañar al perro y el perro podría tratar de defenderse y no porque sea agresivo

-A su vez enseña al perro a cuidar del niño y que sepa que también lo debe respetar

Perros Dominantes

Perros Dominantes

Desde siempre hemos escuchado que el antepasado del perro es el lobo, por lo que no es de extrañarnos que nuestros perros sigan el mismo patrón de comportamiento. Los lobos cuentan con un líder de la manada, el cual se encuentra en un lugar privilegiado para ser el  primero en escoger el espacio de descanso, en ser el primero en alimentarse y en el aspecto sexual también. Lo mismo pasa con los perros, existe el líder de la manada (dominante) y los subordinados (sumisos).

En la familia hacen lo mismo con todos los miembros (humanos perros y gatos). Este comportamiento es normal pero depende de nosotros que esta conducta no se convierta en un problema.

Este proceso comienza desde que son cachorros, además de traerlo por herencia, la madre influirá en quien será sumiso o dominante y posteriormente nos corresponde  continuar con este proceso. Para empezar debemos enseñarlo que él se encuentra en el nivel más bajo de jerarquía en cuanto a los miembros de la familia se refiere, ya que no podemos ni debemos influir en las jerarquías en la convivencia con los demás perros de la casa u otros lados; lo que no debemos permitir es que sea agresivo, que no es lo mismo que ser líder.

¿Cómo podemos evitar que se convierta en un perro dominante con nosotros?

  • No dejar que él decida cuándo acariciarlo, nosotros decidimos en qué momento lo hacemos y cuando paramos.
  • De igual forma en el juego, nosotros decidimos cuándo comienza el juego y cuándo termina.
  • En la hora de comer no darle de nuestros alimentos.
  • No permitirle que se duerma en la cama porque es nuestro espacio
  • No dejar que se apropie de muebles o espacios
  • No permitir que nos gruña, debes acostumbrarlo que te vas a acercar a su plato cuando esté comiendo
  • Acostumbrarlo a recibir órdenes por lo menos las básicas como sentado y quieto
  • Jamás permitirle que nos monte por más gracioso que nos parezca
  • No permitir que se suba en nosotros cuando él quiera, nosotros le indicamos cuándo

Esto no quiere decir que maltratamos al perro, le estamos dando educación y sobre todo le estamos enseñando que nosotros somos el líder y así no se sentirá confundido al permitirle algunas cosas y en otras que causen problemas reprenderlo, además de que necesitan sentirse protegidos por el líder, esto les genera seguridad. Es importante que no utilices agresión o infundirle temor para evitar conductas, lo que tienes que enseñarle es respeto hacia el líder.

¿Por qué es importante que tu perro socialice?

¿Por qué es importante que tu perro socialice?

La socialización es muy importante porque va a prevenir que nuestro perro sea agresivo o miedoso, además de que nos ayudará a educarlo y a que pueda convivir con otras personas, con niños, otros perros y más animales.

¿En qué consiste la socialización?

Consiste en que el perro se acostumbre a reaccionar de una forma adecuada (sin temores ni agresiones) en diferentes entornos, ya sea con otros perros, personas que no conoce, gatos y otros animales.

El primer paso para enseñarlo a socializar es permitirle estar con su madre y hermanos el tiempo adecuado, es decir, los primeros dos meses de vida. En este periodo el perro aprenderá a comportarse como perro, sus hermanos le enseñarán a morder con juegos, aprenderá a no lastimar, aprenderá las normas sociales de los perros, esto evitará que en un futuro sea agresivo o ansioso y miedoso. Tampoco es conveniente que se deje más tiempo de lo indicado ya que la camada acabaría dividida en perros dominantes y perros dominados además de que podría generar apego.

Una vez que es separado de la madre y hermanos debe seguir el proceso de socialización, le puedes dar juguetes no peligrosos para morder o tus manos para indicarle en qué momento parar, llevarlo al parque y a la calle cargado sin dejarlo que conviva con otros perros ya que no cuenta con todas sus vacunas y podría contraer alguna enfermedad, esto le servirá para que se familiarice con ruidos y el entorno.

Para continuar con la socialización puedes dejar que conviva en tu casa o la de un amigo con otros perros de diferentes razas y tamaños pero siempre con la seguridad de que son sanos y bajo vigilancia por si algún perro reacciona agresivo.

Este proceso es importante por lo menos los primeros cuatro meses de vida aunque sabemos que al igual que nosotros los perros necesitan socializar durante toda su vida, pero estos primeros meses son fundamentales para nuestro perro.

Permite que tu perro conviva siempre con otros, en los paseos deja que huela a otros perros siempre con precaución de que el otro no sea agresivo pero sin transmitirle temor. Los perros necesitan olerse para conocerse, es su carta de presentación, además de que tendrás un perro feliz y equilibrado, así  le permitirás analizar su entorno.

¿Cómo hacer juguetes caseros para mi perro?

¿Cómo hacer juguetes caseros para mi perro?

1.- Necesitas un calcetín limpio para que ya no tenga olor que ya no utilices y una pelota de tenis. Introduces la pelota en el calcetín y lo anudas muy bien. Este juguete te servirá para jugar estire y afloje.

Nota: El calcetín debe ser limpio para que no tome alguno más adelante que sí utilices.

2.-Toma una botella de plástico vacía y limpia, hazle unos agujeros de forma que puedan salir croquetas. Coloca dentro de la botella un poco de sus croquetas y tapa. El perro encontrara la forma de que salga la comida.

3.-En un calcetín viejo y limpio introduce una botella de plástico limpia y anuda el calcetín muy apretado. Tendrás un juguete con sonido que a tu perro le gustará.

4.- Botella con cuerda. Necesitas una cuerda resistente y de unos 50cm., una botella de plástico vacía y limpia. Haz un nudo en la cuerda e introduce en la botella, haz un hoyo en la tapa y pasa la cuerda por el hoyo, cierra la tapa muy bien y a la  cuerda que sale de la tapa hazle un nudo en el otro extremo. ¡Listo! Tendrás un juguete que haga ruido como les gusta y además pueda jalar y balancear.