Salud

RSS feed para esta sección

Mitos sobre la esterilización

MyPOPI Mitos sobre la esterilización

Los conceptos equivocados sobre la sexualidad y reproducción de los perros en nuestra sociedad ha originado la reproducción innecesarias de éstas y al mismo tiempo a la sobre población y producción de un exceso de perritos no deseados que terminan su vida en la calles, refugios o antirrábicos para ser sacrificados. Los mitos que existen alrededor de la esterilización han sido un impedimento para tomar conciencia y verla como una solución a esta tragedia evitando que nazcan más.

¿En qué consiste dicha cirugía?

En las hembras consiste en retirar los ovarios y el útero con una cirugía abdominal bajo anestesia teniendo una duración entre 30 y 45  minutos con una recuperación rápida del procedimiento, cabe señalar que si la cirugía se realiza mientras son cachorras antes de su primer celo  es más rápida su recuperación.

En machos consiste en retirar ambos testículos a través de una pequeña herida adelante del escroto con una duración aproximada de 25 minutos, con una recuperación más rápida que las hembras.

Algunos de los mitos son:

Mi perro puede subir de peso.  Es verdad que el metabolismo de nuestro perro disminuye y algunos tienen tendencia a subir de peso; sin embargo esto se puede controlar con una alimentación adecuada y con ejercicio. Actualmente en el mercado existe alimentación para las diferentes etapas y condiciones de nuestros perros, solo tienes que consultar con su veterinario acerca de la mejor alimentación para evitar sobrepeso.

Si esterilizo a mi mascota no dejo que cumpla su ciclo de vida. Los perros se reproducen por instinto, el cual obedece a una serie de cambios hormonales durante el periodo de celo. No hay un bienestar emocional que pueda favorecer a la cruza.

Necesita tener al menos una camada sino pueden aparecer tumores. Está comprobado científicamente que la esterilización antes de que aparezca el primer celo reduce ampliamente la aparición adulta. Entre más estimulo hormonal haya, aumenta el riesgo de que estas patologías puedan de tumores en la vida aparecer.

Estos son algunos de los mitos más comunes y que suelen ser una interrogante para esterilizar a nuestro perros; pero son solo eso “MITOS”. Esterilicemos para terminar con tanto perrito que sufre en la calle.

¿Mi perro tiene sobrepeso?

MyPOPI ¿Mi perro tiene sobrepeso?

La vida cada vez más sedentaria que nuestros perros llevan hace que al igual que nosotros acumulen algún kilito de más. ¿Sabías que hoy en día el 50% de los perros de compañía tiene sobrepeso?

La mayoría de las personas tienen dificultad para determinar si su perro tiene sobrepeso. A continuación enseñamos un método muy simple para averiguarlo.

Colócate detrás del perro y mira hacia abajo:

  • La cintura: Los perros que están en el peso apropiado, tienen un hundimiento visible detrás de las costillas.
  • Las costillas: palpa suavemente los costados de tu perro, deberías sentir las costillas. Un perro de peso normal presenta unas costillas que se pueden palpar al tacto pero que a la vista no se pueden contar (salvo razas como los lebreles, etc.).
    Si no puede sentir las costillas a menos de calcar mucho la mano, es probable que tu perro tenga sobrepeso. Si al contrario puedes ver las costillas de tu perro a simple ojo, es muy probable que se encuentre bajo su peso normal.
  • Bolsa de grasa: La mayoría de los perros con sobrepeso (no todos) tienen unas bolsas de grasa en el área de la ingle (entre las patas traseras).

Riesgos del exceso de peso para la salud

Muchos propietarios de perros ven el sobrepeso en su mascota como un problema estético y no se dan cuenta de los graves problemas de salud que puede acarrear. En efecto al igual que en las personas, el sobrepeso en los perros puede tener consecuencias muy graves, como por ejemplo:

  • Problemas ortopédicos y traumáticos: artrosis, displasia de caderas;
  • Menor resistencia inmunológica;
  • Menor tolerancia al calor;
  • Descenso de la vitalidad y dificultad de movimiento;
  • Problemas respiratorios (disnea);
  • Problemas dermatológicos (calvas en la piel, etc.);
  • Incremento de la tensión arterial;
  • Mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas (insuficiencia cardiaca congestiva);
  • Predisposición a la diabetes;
  • Mayor riesgo a desarrollar carcinoma de células transicionales de la vejiga;
  • Eleva el riesgo de complicación en la anestesia;
  • Reducción de la esperanza de vida.